Qué es el dengue y cómo evitarlo

Luego de conocerse más de 1100 casos en todo el país y de declararse la emergencia  sanitaria en Misiones y el alerta en otras provincias, resulta imprescindible entender de qué se trata el virus el dengue, cómo podemos evitarlo y qué hacer en caso de presentarse síntomas.

La mayoría de los incidentes probables se dieron a conocer en la provincia de Misiones con cientos confirmados. Otras provincias afectadas son: Formosa Santa Fe, Córdoba, Corrientes, Catamarca, Tucumán, Entre Ríos y Santiago del Estero. También decenas de casos se dieron a conocer en la provincia de Buenos Aires.

Es por esto que el Ministerio de Salud de la Nación con apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lanzó una campaña con el objetivo de combatir al mosquito hembra Aedes aegypti, transmisor del virus del Dengue, de la fiebre Chikungunya y del Zika.

Una de las formas más efectivas de alejar el mosquito, es “eliminando los posibles criaderos, con la ‘decacharrización’. No se debe dejar agua limpia estancada durante muchas horas, y no se da tanto en piscinas (ya que suelen contener cloro), sino en depósitos de poca profundidad”.

También se informó desde el Ministerio de Salud que: “Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría, (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico o lona y bidones cortados que no son de utilidad) tienen que ser eliminados. Si en cambio se trata de recipientes en uso, debe evitarse que acumule agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos en forma frecuente.”

Es importante remarcar que el Aedes aegypti también puede transmitir y generar la fiebre Chikungunya (llamada “la enfermedad del dolor”, por generar fuertes dolores en las articulaciones), que si bien no es letal, puede dejar secuelas de invalidez en las articulaciones en humanos.

¿Qué es el dengue?

Es una enfermedad infecciosa viral (arbovirosis) sistémica y dinámica.

Su presentación es aguda con un amplio espectro clínico que va desde enfermedad asintomática hasta formas graves que pueden llevar a la muerte. Es causada por la picadura de mosquitos hembras del género Aedes.

Esta enfermedad es considerada estacional (brotes en diferentes periodos en el año), cíclica (años epidémicos y años no epidémicos) y de gran importancia por la morbi-mortalidad. Afecta a muchas regiones en nuestro planeta.

¿Cómo se transmite el dengue?

Los Aedes aegypti, mosquitos hembras, son la principal fuente de transmisión del dengue. Esta especie pica durante el día, con el período de alimentación más activo 2 horas antes y 2 después del amanecer y el atardecer.

El mosquito pica a una persona infectada e ingiere la sangre con el virus del dengue, el cual se incuba en el mosquito por un período de 8 a 12 días, después del cual el mosquito comienza a transmitir el virus al picar  a otras personas. La persona infectada puede presentar síntomas después de 5 a 7 días de la infección.

Cabe destacar que tal como afirman desde la cartera de salud, “el contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo.”

Fases de la enfermedad

Fase febril

Los pacientes desarrollan fiebre alta y repentina. Esta fase febril aguda dura de 2 a 7 días y suele acompañarse de enrojecimiento facial, eritema, dolor corporal generalizado, mialgias, artralgias, cefalea y dolor retro-ocular. Pueden presentarse manifestaciones hemorrágicas menores, como petequias y equimosis en la piel. Los pacientes que mejoran después de que baja la fiebre, se consideran casos de dengue sin signos de alarma.

La deshidratación es un problema que puede presentarse en la fase febril; la fiebre alta puede asociarse a trastornos neurológicos, y convulsiones en los niños pequeños.

Fase crítica

Los pacientes que empeoran con la caída de la fiebre y presentan signos de alarma, son casos de dengue con signos de alarma.

La extravasación de plasma, hemorragias graves, compromiso serio de órganos son los problemas que pueden presentarse en la fase crítica.

Fase de recuperación

Cuando el paciente sobrevive a la fase crítica (la cual no excede las 48 a 72 horas), pasa a la fase de recuperación. Hay una mejoría del estado general y se recupera el apetito.

También aseguraron que la detección temprana es clave para una enfermedad que “es compleja en sus manifestaciones, y el tratamiento es relativamente simple, barato y efectivo, siempre y cuando se hagan las intervenciones correctas y oportunas.”

En cuanto a los repelentes, los más efectivos, son aquellos que contienen DEET o permetrina, lo cual puede verificarse en la etiqueta de los envases. Los repelentes que contienen DEET se pueden aplicar directamente sobre la piel o la ropa, y su efecto tiene una duración que varía según la temperatura, exposición al agua de la persona y de la transpiración. No deben aplicarse sobre las heridas de la piel.

Cabe aclarar que a la hora de usarlo en niños, el producto debe ser echado en las manos de un adulto y luego esparcirlo, evitando aplicarlo en los ojos, bocas y usarlo cuidadosamente alrededor de los oídos.

Sin embargo, los repelentes con permetrina, solo pueden ser utilizados sobre ropa, y nunca de manera directa sobre la piel.

Viajeros y Turistas

Con el próximo recambio turístico y el regreso de personas que veranearon en regiones con circulación activa del virus del dengue, el Ministerio de Salud de la Nación recuerda a la población las acciones a tener en cuenta para evitar nuevos casos y la propagación de la enfermedad en el país.

A los turistas que regresan y comienzan a presentar síntomas descriptos (fiebre y dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones; náuseas y vómitos; cansancio intenso; aparición de manchas en la piel,etc), la cartera sanitaria recomienda no automedicarse y acudir al médico lo antes posible para recibir un diagnóstico. No se debe tomar aspirinas, ibuprofeno ni aplicarse medicamentos inyectables  intramusculares ya que favorecen las hemorragias.

Si durante las dos semanas posteriores al viaje a zonas afectadas por esta enfermedad se presentan síntomas de dengue, concurrir al médico inmediatamente.

IMPORTANTE: Ante síntomas de dengue, no se automedique, concurra al médico.

10 mitos sobre el dengue

  1. El dengue es una enfermedad de la pobreza. Si bien determinadas condiciones como deficiencias en la red de agua potable y recolección de basura ponen en riesgo a los sectores sociales más humildes, el mosquito puede transmitir esta enfermedad a todas las personas por igual.
  2. Las bajas temperaturas terminan con el mosquito del dengue. Pese a que en los meses de frío los mosquitos adultos reducen su actividad, si se encuentran en una casa conservan la temperatura de su interior. Sólo a muy baja temperatura (cerca de cero grado), los adultos se mueren pero los huevos son capaces de sobrevivir durante el invierno.
  3. Todos los mosquitos transmiten dengue. Para que un mosquito transmita esta enfermedad, debe haberse infectado previamente al picar a una persona enferma con dengue.
  4. El dengue se transmite de persona a persona. Esta enfermedad sólo se transmite a través de la picadura del mosquito, no de persona a persona, ni a través de objetos ni de la leche materna.
  5. El mosquito sólo pica de día. Si bien la mayor actividad del mosquito se da en las primeras horas de la mañana y al atardecer, también puede picar durante la noche si en la casa hay alguna luz artificial prendida.
  6. Colocar borra de café en el agua de las plantas mata las larvas de los mosquitos. No existe ningún estudio científico que pruebe esta afirmación. Lo único eficaz es cambiar el agua de floreros, platos y portamacetas cada 3 días o usar arena húmeda en lugar de agua en los floreros.
  7. Tomar vitamina B impide la picadura del mosquito. No existe ninguna evidencia científica que apoye esta afirmación. Las medidas recomendadas para evitar las picaduras son disponer mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas, usar repelentes sobre la piel expuesta y la ropa, utilizar mangas largas y pantalones largos, entre otras.
  8. Untarse la piel con vinagre o con ajo sirve como repelente. Los únicos repelentes recomendados son aquellos que contienen DEET.
  9. La aplicación de larvicidas es una medida recomendable para eliminar las larvas de todos los objetos. Esta medida se utiliza sólo en los recipientes que no pueden ser destruidos o tapados como tanques, cisternas y aljibes. No deben ser tratados todos aquellos recipientes y depósitos que puedan ser eliminados, así como también ollas, utensilios de cocina, bebederos de animales, instalaciones sanitarias, piscinas y otros objetos en uso.
  10. La fumigación termina con el dengue. La aplicación de insecticidas es una medida que sólo elimina los mosquitos adultos. Como su poder residual es reducido siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos.

La información es clave

Para Ariel Bardach, doctor en Medicina e investigador del Centro Cochrane Argentino del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), el desconocimiento es "un problema vital" frente a este virus.

"Es necesario que cada persona haga un clic y tome conciencia de que la acción individual es fundamental para combatir el dengue".

Roberto G. Guevara
Asesor Odontólogo. Atención de la Salud. Caja de Seguridad Social para Escribanos de la Pcia. de Bs. As.

Fuentes:
Organización Mundial de la Salud; Organización Panamericana de la Salud; Ministerio de Salud de la Nación (Argentina); Diario La Nación (Argentina); Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria.