Natalio Pedro Etchegaray celebró sus 90 años de vida

el .

Resultará imposible abarcar en estas líneas la figura de Natalio en toda su dimensión.

Nacido en la ciudad de Tandil, se graduó como Escribano en 1952 en la Universidad Nacional del Litoral.

Desde aquella lejana primera cita con la profesión notarial, en ocasión de celebrarse la Primera Jornada Notarial Bonaerense en su misma ciudad natal en el año 1957, “Pelusa” tuvo una participación fundamental en la vida de la institución de las “últimas seis décadas”.

Como un caballero, ha entregado (y lo sigue haciendo) lo mejor de su señorío y talento. Tanto en su actuación profesional como en el ámbito estatal, siempre representó cabalmente lo mejor de nuestra profesión, identificado con su Colegio y mejorando cada uno de los espacios en los que le tocó ejercer.
Tras iniciar su actividad notarial en Tandil, la vida lo llevó a integrar el notariado de la Delegación Lomas de Zamora, primero como adscripto del Registro 46 de Lanús y luego como titular del Registro 22 de Lomas.

Además de su actuación durante 32 años como Escribano General de Gobierno de la Nación, su vasta trayectoria ha trascendido las fronteras de la Provincia, desempeñándose como presidente de la Academia Nacional del Notariado, miembro del Consejo Directivo de la Universidad Notarial Argentina y vicepresidente 1º del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires.

Etchegaray ha sido docente de la UBA y de la UCA, Consejero Académico de la Universidad Notarial Argentina, miembro correspondiente del Instituto de Derecho Notarial de la Universidad Nacional de La Plata y autor de numerosas obras jurídicas. Ha sido, además, delegado argentino en numerosos Congresos Internacionales, y ha tenido una gran participación en encuentros del orden nacional y provincial.

Sus ocupaciones y actividades exceden el marco del derecho. Su pasión por la cultura, su conocimiento del tango y del lunfardo, y la difusión permanente que ha realizado (y realiza) de la música ciudadana son parte de su actuación pública. Las múltiples actividades que lleva adelante lo han convertido en miembro de la Comisión Nacional de la Manzana de las Luces, Académico de Número de la Academia Nacional del Tango, Profesor del Liceo Superior del Tango, Tesorero de la Academia Porteña del Lunfardo y Presidente del Foro Argentino de Cultura Urbana.

Vale destacar que, como un reflejo más de la trascendencia de su figura, el Consejo Directivo del Colegio, en su sesión de diciembre de 2019, instituyó un premio especial al notario benemérito, que llevará su nombre, y que se entregará cada dos años a un colega que haya realizado un relevante aporte académico.

De este modo, y en cumplimiento del art. 100 de la ley orgánica del notariado bonaerense, las autoridades honrarán la trayectoria y el aporte científico de un notario, que ostentará ese blasón en nombre de un preclaro representante del pensamiento jurídico-notarial, que jamás retaceó su colaboración para el engrandecimiento de la función notarial en su faceta generadora de derecho.

Nuestro DECANO HONORARIO, título que ostenta desde 2013, cumplió 90 años en plena actividad, compartiendo su conocimiento con nuevas generaciones de notarios, acercando su implacable lucidez doctrinaria a las cuestiones de una realidad tan cambiante y a la vez tan necesitada de pensamientos claros y palabras de esperanza.

¡Felices 90, Natalio!