Precisiones del Colegio respecto a la actividad notarial vinculada con los servicios de Personas Jurídicas

el .

Ante una consulta elevada a esta institución por el Director Provincial de Personas Jurídicas, las autoridades han respondido detallando cuáles son los alcances de la actividad notarial en lo referente a los servicios que presta dicho organismo, considerando los alcances del aislamiento social.

En concreto, la nota firmada por Ariel Gimenez, titular de la Dirección Provincial de Personas Jurídicas (DPPJ), solicitaba precisiones respecto a “los alcances con los que se encuentra habilitada –o no- la actividad del notariado de la Provincia de Buenos Aires, vinculada a las tareas del organismo”.

Allí se detallaba que la DPPJ se encuentra trabajando desde el pasado 12 de mayo, con un sistema de turnos y guardias mínimas, sin limitación alguna respecto de los actos sometidos a legitimación, fiscalización y registración, luego de que se realizaran las adecuaciones edilicias necesarias, se implementara el protocolo sanitario del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y se aprobara la propuesta de trabajo presentada ante el Subsecretario de Justicia.

Ante dicha solicitud, desde el Colegio se respondió brindando las precisiones respecto al campo de acción de la actividad notarial en el marco del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

En tal sentido, en la nota enviada como respuesta se expresó textualmente que “del análisis integral del plexo normativo podemos deducir que el notario puede intervenir en todos los requerimientos que tengan por finalidad el cumplimiento de actividad por ante la Dirección Provincial de Personas Jurídicas”.

Para fundamentar dicha postura se detalló que, en el marco del aislamiento dispuesto, “la actividad de la totalidad de las empresas cualquiera fuera su rubro se mantiene vigente y requiere de decisiones y asunción de compromisos diariamente. Así, las empresas (aún las no exceptuadas) deben continuar abonando sueldos, efectuando pagos y cobranzas, libramiento de cheques, transferencias bancarias, y todo otro trámite necesario para continuar con la actividad y preservar las fuentes de trabajo. Estas medidas, en las referidas empresas revisten el carácter de fuerza mayor, ya que su postergación produciría daños o perjuicios irreparables tanto para la empresa como para sus empleados y la comunidad. Para cumplir con esas funciones resulta imprescindible contar con la representación societaria, cumpliendo a tal fin con la normativa vigente”.

Posteriormente, se indicó que las normas que deben considerarse a los efectos de calificar la intervención notarial son la Decisión Administrativa Nº 467/2020, en concordancia con el inciso 6º del artículo 6 del Decreto 297/2020, que extiende las actividades exceptuadas que deberán atenderse.

Y, continuando la explicación, la nota expresa: “El juego armónico de la normativa, nos lleva a considerar que la actividad notarial en materia societaria, se encuentra admitida tanto para los casos de sociedades que se dediquen a actividades consideradas esenciales o exceptuadas del aislamiento por decisiones administrativas, en este caso, teniendo en cuenta la DA 467/2020, como para aquellos casos en los cuales no se desarrollen dichas actividades, en este caso por las razones de fuerza mayor dispuestas en el art. 6, inc 6º, del Decreto 297/2020”.

Finalmente, la nota enviada hace referencia a la rehabilitación de la actividad en la DPPJ, sin limitación respecto a los actos, y presenta la conclusión ya enunciada respecto a la posibilidad del notario de intervenir en todos los requerimientos que tengan por finalidad el cumplimiento de actividades ante el organismo, de acuerdo con el análisis de la normativa vigente.