Mes de concientización sobre la Diabetes Mellitus

el .

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

Es una importante causa de ceguera, de insuficiencia renal, de infarto de miocardio, de accidente cerebrovascular, de neuropatía y de daño vascular que predispone a infecciones y puede llevar a la amputación de los miembros inferiores.

Por ello, la Caja de Seguridad Social, en el mes de la concientización mundial sobre esta enfermedad, informa a sus afiliados sobre sus principales características, tratamientos y medidas que pueden contribuir a su prevención.

La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia, es decir el aumento del azúcar en la sangre que, si se mantiene en el tiempo, daña gravemente muchos órganos y sistemas.

Se puede obtener un diagnóstico temprano con análisis de sangre, a través de los cuales el profesional médico evaluará cuál de los dos tipos de diabetes padece el paciente, o bien, en el caso de la diabetes gestacional, determinará si la embarazada se encuentra o no cursando dicha enfermedad.

De acuerdo a las estadísticas, el 8,5 % de los adultos tenía diabetes en 2014, mientras que en 2016 esta enfermedad fue la causa directa de 1,6 millones de muertes. Entre 2000 y 2016 se registró un incremento del 5 % en la mortalidad prematura por diabetes.

Entre los principales síntomas de la diabetes tipo 1 se registran la excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante, pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio. En tanto que los síntomas esperables en el caso de la diabetes tipo 2 pueden ser estos mismos pero son a menudo menos intensos. En consecuencia, la enfermedad puede ser diagnosticada varios años después de manifestarse los primeros síntomas, cuando ya han aparecido complicaciones.

En todos los casos, la dieta saludable, la educación permanente sobre la enfermedad, la adhesión al tratamiento y los controles de los niveles de azúcar en sangre son los mejores aliados para prevenir los problemas relacionados con la enfermedad.

Para acceder al contenido completo del artículo y conocer mayores detalles haga click aquí.